Moby Grape

Moby Grape grupo americano de los 60 Skip Spence

Años de Actividad  1966-1969
Género(s) Rock Psicodélico
Country Rock
Discos de Estudio 2
Artistas Relacionados Jefferson Airplane
Buffalo Springfield

The Moby Grape aparecieron a mitad de los años 60 en ese hervidero musical que fue San Francisco.
Fue una banda de las bandas con mayor potencial y, al mismo tiempo, peor suerte de la historia del Rock. Tan solo tres años después de empezar su carrera, todo había terminado.

Se les suele identificar con la escena psicodélica. Pero realmente combinaron lo mejor de la música de su tiempo: Folk, Blues, Country y Rock & Roll clásico con un sonido de tres guitarras potente y característico.

Por si fuera poco, crearon uno de los mejores discos de los años 60, pero después, una serie de circunstancias nefastas hicieron que se quedaran en nada.

Descubre la historia de Moby Grape, una de esas muchas bandas de la bahía de San Francisco que podían haber sido y al final no fueron.

Biografía de Moby Grape

En los años 60, casi todas las bandas de San Francisco se conocían.
Unas iban a ver a otras. O bien al Matrix, o al mítico Whisky Go-Go. Eso hacía que los músicos entraran y salieran de las bandas con mucha facilidad..

La historia de Moby Grape empieza un poco así.

Matthew Katz había sido mánager en los inicios Jefferson Airplane. Allí conoció a Skip Spence, que por entonces tocaba la batería.

Los que coincidieron con él, recuerdan a Spence como un tipo carismático, con mucha energía en el escenario. Un músico con un talento natural.

Cuando ambos dejaron atrás Jefferson Airplane, Katz convenció a Spence para que volviese a tocar la guitarra y para construir una banda alrededor suyo.

Katz se encargó de reclutar a el guitarrista Jerry Miller y al batería Don Stevenson de la banda californiana The Frantics.

El bajista Bob Mosley era también conocido en la escena local, mientras que el también guitarrista Peter Lexis había tocado en The Cornells y era, curiosamente, hijo de la actriz Loretta Young.

Lo increíble de esta banda es que los cinco miembros cantaban y aportaban en la composición de los temas.
Su sonido de tres guitarras y armonías vocales, solo tenía como parecido a Buffalo Springfield.

De hecho, Spence estaba bastante obsesionado con su sonido y las dos bandas se conocían y se respetaban.

skip spence moby grape
Skip Spence

La diferencia fundamental es que mientras todos en San Francisco estaban divagando con los sonidos experimentales y las estructuras complicadas, Moby Grape estaban haciendo temazos concisos de tres o cuatro minutos.

De alguna manera desentonaba con la escena local, pero al mismo tiempo tenían un halo de autenticidad fuerte.

Allí estaban todos los ingredientes para triunfar.
Pero, aunque no lo sabían, la cosa se había torcido incluso antes de empezar.

Una gestión ruinosa desde el principio

El nombre de la banda se les había ocurrido con un chiste bastante malo:

¿Qué es púrpura y nada en el océano?

Vale, puede que no fuese gracioso. Pero lo que sí que no tenía gracia es que cuando firmaron el acuerdo de representación con Katz, este se agenció la titularidad y los derechos del nombre de la banda.

Lo que no sabía nadie en la banda, ni siquiera el propio Spence, es que Katz había sido mal gestor en los primeros años de Jefferson Airplane. De hecho, se encontraba inmerso en problemas legales con ellos ya por aquel entonces.

Es curioso, porque parecía ser un secreto a voces. A Buffalo Springfield no les gustaba nada Katz.
Antes de que firmaran el contrato, Neil Young les aconsejó que no lo hicieran, pero al final firmaron.

Solo tendrían que haber esperado un poco. El productor de Columbia Records David Rubinson los había descubierto como teloneros en un concierto de The Sparrows y estaba dispuesto a firmarlos. Además, tenían a todas las discográficas del momento detrás de ellos.

Pero para entonces, Katz ya controlaba la banda. Les dijo que firmaran con él como representante o se encargaría de que el contrato con Columbia no siguiese adelante.

El primer disco: Una promoción desmedida, escándalos y un fracaso de gira

A Columbia Records se les ocurrió la genial idea de organizar una presentación del disco en el hotel Avalon Ballroom el 6 de junio de 1967. Hasta aquí todo bien.

El problema es que habían creado unas expectativas desmedidas. Llegaron medios de prensa de todo el país para conocer el nuevo gran fenómeno y se le entregó a cada periodista una botella de vino y una caja con cinco vinilos: 10 singles en total.

Los periodistas no sabían muy bien sobre qué single escribir o que canción poner en las radios y el resultado de la novedosa y glamurosa técnica de promoción de Columbia fue un fracaso.

Para más excentricidades, el 26 de mayo, solo unos días antes, había salido a la calle el Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band de los Beatles. A Columbia se le ocurrió poner un póster gigante de la banda en cada tienda de discos para darlos a conocer, sin tener el disco aún en la calle.

A eso se le sumó, la noche de la promoción en el hotel Avalon Ballroon, la policía encontró a Miller, Lewis y Spence en las colinas del condado de Marin con marihuana y con tres niñas menores de edad. Al final retiraron los cargos, pero la noticia salió en todas partes.

Intento de remontada, grabación en Nueva York y el final de la banda

En un intento de relanzar a la banda después de aquello, Columbia les metió como teloneros en la gira de Mamas and The Papas, que eran auténticas superestrellas en esos años.

Pero no duraron más de tres conciertos. Moby Grape eran una banda con cultura de club.
Tenían una actitud muy Punk para la época. No quedaba bien que tiraran los recintos abajo y después saliera el artista principal a cantar cosas como Monday, Monday.

El productor David Rubinson los llevó a Nueva York para grabar un segundo álbum. La idea era alejarlos de todo, llevarlos a otro ambiente y empezar de cero con otro disco.

Cuando estaban inmersos en la grabación, Spence apareció con un hacha en la habitación de Stevenson y reventó la puerta al más puro estilo «El Resplandor». Por suerte no estaban allí, pero Spence fue a buscarlo al estudio de grabación hacha en mano. Allí consiguieron reducirlo.

Parece ser que Spence estuvo consumiendo drogas en Nueva York que llevaron su esquizofrenia al límite.

Después de aquello, todo terminó.

Spence fue internado seis meses en un centro psiquiátrico. Cuando salió se alistó un tiempo a los marines, e incluso llegó a grabar un disco en solitario. Pero la banda se había terminado, al menos para los miembros originales.

Katz, por su parte, no se dió por vencido y siguió montando bandas bajo el nombre de Moby Grape, que era de su propiedad.

Moby Grape (1967): Uno de los mejores discos de los 60.

moby grape portada primner disco 1967

6 de junio de 1967 salía a la calle el impresionante disco debut de Moby Grape.
Tanto en su momento como años después, se le ha considerado desde la crítica especializada como uno de los mejores debuts de la historia del Rock y uno de los mejores discos de los años 60.

La producción había sido dirigida por Rubinson. El disco se grabó con un presupuesto corto de 11.000 dólares y en tan solo 13 días, pero con unos resultados espectaculares.

Comenzaron grabando en la sala D de los míticos estudios Sunset de Columbia. Pero los Beach Boys tomaron la sala D poco después y los enviaron a grabar a la sala A.

Jerry Miller recuerda en el vídeo más arriba cómo iban a ver a los Beach Boys grabar. En el tiempo que ellos grabaron su disco completo, los Beach Boys apenas habían grabado algunas pistas. Eso refleja la diferencia de presupuesto abismal que había.

Aún así, Moby Grape lo dieron todo en aquella grabación, en la que Miller recuerda que también hubo tensión. Pero siempre creativa.
Los cinco miembros estaban preocupados solo por la música, nadie estaba pendiente de añadir un arreglo para apuntarse un porcentaje ni nada de eso.

La música siempre fue por delante.

A día de hoy es difícil escuchar el disco completo en buena calidad, no está disponible en Spotify (solo algunos temas) y en youtube la calidad de las canciones no es la más alta. Además algunas versiones están en mono, otras en estéreo… Lo mejor es hacerse con una buena copia de vinilo.

Las mejores canciones de Moby Grape

En ese primer disco hay material de sobra para seleccionar buenas canciones. Incluso en ese fiasco de álbum que fue Wou (1968) seguían apareciendo canciones curiosas.

Pero estas tres canciones pueden ser, casi sin lugar a duda, de las mejores canciones de Moby Grape.

1. Omaha (1967)

Mucha gente aún piensa que la canción se llama «Listen my Friends» por la frase que se repite, pero realmente es Omaha.

Jerry Miles lamenta que no fuese el único single para lanzar a la banda.

2. 8:05 (1967)

La canción se le ocurrió a Jerry Miller mientras cruzaba en coche el Golden Gate de San Francisco con la que pronto sería su ex-mujer. 8:05 era la hora a la que cruzaron.

Es una canción corta, pero esas armonías vocales y esos arreglos de guitarra la hacen genial e intensa.
El mismísimo Robert Plant no pudo evitar hacerle una versión.

3. Come In The Morning (1967)

Una melodía pegadiza, buenas armonías, tres guitarras sonando y mucha fuerza.

Esta canción representa bien lo que era la banda, o lo que podría haber sido.

¿Quién sabe qué más habrían podido dar cinco tipos con tanto talento juntos?